Un verano inolvidable en la Tapería de la Ermita.

Si algo tienen los veranos es que siempre marcan un periplo de nuestras vidas cada año. En la Tapería de la Ermita no nos podíamos imaginar que el de este 2017 fuera a ser tan intenso y tan especial. Cuando empezamos esta andadura el pasado diciembre no teníamos ni idea de cómo iba a ser nada de lo que ha ido pasando. Ya teníamos bastante con tenerlo todo más o menos bien ligado para poder ofrecer nuestra mejor versión.

Durante estos meses hemos ido cambiando y mejorando en nuestros servicios y con nuestros clientes, y nos queda aún mucho por mejorar. Pero la experiencia ganada durante este verano nos ha dado una perspectiva que jamás hubiéramos imaginado. El feedback de los clientes -tanto positivo como negativo- nos da la oportunidad de asumirlo y mejorar nuestro trabajo.

Aprovechamos esta ocasión para agradecer a la plantilla que forma parte de esta pequeña y humilde familia que hemos creado. Ellos han sido la columna vertebral de esta historia gracias a su gran esfuerzo, su desgaste físico y mental y que a pesar de todo han sabido llevar con una sonrisa en la cara y sin perder amabilidad.

Así que este post va dedicado a ellos por su trabajo y dedicación. Gracias.

Deja un comentario